Cosas de pequesFiestas infantilesHalloween6 ideas creativas para guardar los caramelos de los niños en Halloween

6 ideas creativas para guardar los caramelos de los niños en Halloween

6 ideas creativas para guardar los caramelos de los niños en Halloween 19 Octubre, 2017
Manualidades infantiles para guardar los caramelos de Halloween

Pocas manualidades infantiles pueden entusiasmar tanto a tus hijos como aquellas que, además de ser muy bonitas, servirán para guardar sus golosinas favoritas. Enséñales a hacerlas y pondrán todo su empeño en tenerlas cuanto antes.



Están impacientes porque llegue la fiesta de Halloween y además de decorar la casa y preparar su disfraz, ya están pensando en dónde guardarán las chuches del truco o trato o dónde pondrán los caramelos que ofrecerán a sus invitados. Los detalles importan en esta noche tan especial, así que elige entre las manualidades para guardar los dulces en Halloween que te presentamos aquella que más gracia haga a los pequeños.

Manualidades infantiles para guardar los caramelos en Halloween

Gominolas, piruletas, peladillas, caramelos… un codiciado tesoro del que darán buena cuenta en la noche de brujas y fantasmas. Para conservarlo a buen recaudo, proponles hacer alguna de estas manualidades para guardar los caramelos en Halloween. No son nada complicadas y, por muy poco dinero, tus hijos tendrán el dulcero más original de cualquier fiesta. Haciéndolos juntos pasaréis un rato muy divertido mientras planeáis todo lo que vais a hacer en esa velada que esperan con tanta ilusión.

No es una bolsa cualquiera

¿Quieres saber cómo hacer unas bolsas de caramelos para Halloween muy especiales? Es muy fácil darles formas con tela, por supuesto de color calabaza, y personalizarlas pintando en ellas, con rotulador, el motivo que más les guste: un murciélago, una araña, una calavera… además, podéis escribir el nombre de algún terrorífico personaje: Frankenstein, Hombre lobo, Maléfica, para que, así, cada niño tenga su bolsa y evitar confusiones.

Un buen susto

Si vais a hacer una fiesta en casa, seguro que a los más pequeños les encantará esta manualidad para guardar las golosinas en Halloweenque piensan regalar a sus invitados. Más de uno de ellos se llevará un susto cuando vea que los esperados caramelos vienen en una escalofriante mano que podréis hacer con un simple guante transparente y algún que otro detalle que dé cierto “repelús”.

¡Sorpresa!

También pensando en los niños que irán a vuestra casa en esa noche de miedo, podéis preparar estas decorativas calabazas de Haloween con golosinas. Son muy bonitas y se hacen con papel seda o pinocho. Quedan genial como adorno de cualquier fiesta y, cuando se la entregues a los pequeños, ¡sorpresa!, dentro van los caramelos más deliciosos.

Bolsas para caramelos de Halloween

El zapato de la bruja

Entre las ideas de manualidades para guardar los caramelos en Halloween, ésta es una de las más originales y una gustará especialmente a las niñas. Se trata de un zapato de bruja mucho más fácil de hacer de lo que crees con una plantilla, cartulina negra y los adornos que queráis poner a vuestro particular calzado. Perfecto para guardar las codiciadas chuches.

El murciélago más dulce

Tus hijos cambiarán de idea respecto a los murciélagos cuando hagan esta manualidad para guardar los dulces en Halloween. A nuestro encantador murciélago para Halloween pueden darle vida hasta los más pequeños de la casa, que disfrutarán de una tarde entretenida mientras esperan la gran fiesta. Para las alas necesitaréis cartulina negra y para el cuerpo, que esconde los caramelos, vale cualquier caja cilíndrica, incluso un tubo de cartón como los del papel higiénico. Los murciélagos servirán de adorno y regalarán a los niños las golosinas que esconden en su interior.

Muy fácil

Este dulcero en forma de momia causará sensación y no puede ser más sencillo de preparar. Aprovecha para reutilizar alguna botella de plástico que ya no uséis y, con ayuda de unas gasas y unos ojitos móviles, transformadla en una simpática momia perfecta tanto para guardar los caramelos que los niños recolecten en sus visitas de truco o trato, como para rellenarla de golosinas y regalársela a sus "inesperados" invitados.