Cosas de pequesFiestas infantilesHalloweenHistoria de Halloween para niños

Historia de Halloween para niños

Historia de Halloween para niños 25 Octubre, 2015

¿Te gustaría conocer el origen de Halloween y contárselo a tus niños? Te ofrecemos los vídeos de cuentos infantiles y la historia de Halloween para niños, cuyas historias fascinarán a los peques de la casa. Los cuentos de noche de brujas serán tan increíbles que los niños no podrán parar de contarlos ¿quieres descubrir la historia de Halloween para niños? Nosotros te la contamos.

Cuentos de Halloween para niños

Entre los relatos sobre Halloween nos encontramos con este terrorífico cuento de Halloween para niños con el que podréis divertiros y pasar miedo en familia ¿Estáis preparados? Allá vamos.

Hace muchos muchos años, en una taberna de Irlanda, un granjero a los que todos conocían como Jack el Tacaño estaba burlándose de todos sus amigos. Él pensaba que era el más astuto e inteligente de todos y siempre se reía de los demás.

Esa noche, cuando volvía a casa notó que alguien le estaba siguiendo. Y de repente, se le apareció una bruja muy muy mala. Jack el Tacaño empezó a correr y se encerró en su casa, pero pasaban las horas y el monstruo no desaparecía, seguía esperándole en la puerta de su casa.

Al final, Jack se armó de valor y salió de su casa para hablar con él.
- ¿Qué quieres de mí? ¿Por qué me sigues? – Le preguntó Jack.
El monstruo le contestó con una voz siniestra: He oído que te crees el más listo de todos. Yo he venido para retarte.

Jack aceptó el trato y los dos volvieron a la taberna.

Una vez allí, el monstruo le dijo a Jack:
- Por portarte tan mal con todos, te voy a castigar. Vas a venirte al terrible reino de los fantasmas donde yo soy el rey.
Jack muerto de miedo intentaba pensar cómo podía engañar a ese monstruo tan malo porque no se quería ir con él. De repente, se le ocurrió una brillante idea.
Jack le dijo al monstruo:
- No tengo dinero para comprarme una bebida y como tú eren tan poderoso… ¿Podrías convertirte en moneda? ¡Vamos! Demuéstrame tus poderes.
El monstruo, que quería impresionar al granjero, aceptó. Sin embargo, cuando se transformó en moneda, rápidamente Jack se guardó la moneda en la cartera junto a un amuleto que le quitaba los poderes al monstruo.

El monstruo, al darse cuenta que Jack le había engañado, no tuvo otra opción que hacer un trato con él. Jack le liberaba y él no podía volver a presentarse ante Jack hasta dentro de un año.



Un año después, Jack el Tacaño estabaen el jardín de su casa cuando el monstruo apareció de nuevo. Pero esta vez mucho más enfadado porque no quería que Jack le volviese a engañar.
El monstruo le dijo a Jack:
- Ya ha pasado un año. Ahora te vendrás conmigo y no lo podrás evitar.
Jack contestó:
- Vale, ese era el trato. Pero antes, me gustaría que me concedieras un último deseo.
El Monstruo desconfiado le contestó:
- ¿De qué se trata?
- Quiero una última cena. Llevo todo el año cuidando de ese manzano y hoy pensaba comerme esa manzana tan roja que está en la copa del árbol. ¿Me la podrías bajar? Después me iré contigo.
El monstruo no vio nada raro en su deseo y se lo concedió. Pero cuando el monstruo se subió al árbol para coger la manzana, Jack dibujó en el tronco del árbol el amuleto mágico. De esta manera, el monstruo ya no podía bajar del árbol.

El monstruo estaba furioso. ¡Le había vuelto a engañar! Así que no tenía más remedio que volver a hacer un trato con el granjero.
Jack:
- Quiero que no te vuelvas a presentar ante mí hasta dentro de diez años.
El monstruo aceptó y desapareció.

Sin embargo, Jack el Tacaño, que ya se había hecho mayor, murió antes de que pasaran los diez años. Como se había portado tan mal, no le dejaban entrar en el mundo de los duendes y las hadas. Pero tampoco podía entrar en el terrible mundo de los fantasmas porque había hecho un trato con el monstruo.

Jack que estaba muy asustado porque no le dejaban entrar en ningún sitio y, además, estaba solo y a oscuras gritó muy fuerte para pedir ayuda. El monstruo, que había estado esperando todo este tiempo para vengarse del granjero, le negó la entrada a su reino para siempre. Pero antes, le lanzó una pequeña llama de fuego para que iluminara siempre su camino.

Jack metió la llama dentro de una calabaza, como si fuera un farolillo. Y cada noche de Halloween se le puede ver caminando lentamente por las calles buscando un lugar donde quedarse para siempre.

Desde entonces, la gente lo conoce como Jack O-lantern. Y sólo a aquellos que se atreven a acercarse a él, Jack les pregunta ¿Truco o Trato?