Cosas de pequesFiestas infantilesCarnavalEl carnaval de los animales

El carnaval de los animales

El carnaval de los animales 27 Enero, 2016

El carnaval de los animales es un cuento infantil donde los animales celebran el Carnaval. Gracias a los vídeos de cuentos infantiles los peques conocerán a los animales más divertidos con las cuentos infantiles ¡seguro que les gusta el carnaval de los animales! Un videocuento muy divertido para toda la familia.

Cuento infantil del carnaval de los animales

Descubre el cuento el carnaval de los animales de Youtube y cuéntaselo a tus hijos para disfrutar de momentos increíbles entre padres e hijos. El vídeo del carnaval de los animales será muy entretenido ¿quieres conocerlo? Nosotros os contamos la historia.

Las fiestas navideñas ya habían quedado muy atrás para los animales que vivían en un bosque más allá de las montañas, de los ríos y el mar. La llegada del frío les hizo encerrarse y abrigarse más en casa.
Una bella mañana de cielo despejado, los animales se despertaron de un sopetón, asustados con el ruido que venía desde fuera de sus casas. Un gran tren, conducido por una cebra, anunciaba, una buena nueva: dentro de una semana, es carnaval!

Asomándose a las madrigueras y ramas de los árboles, todos se preguntaban: ¿carnaval? ¿qué es carnaval? Ninguno de los habitantes del bosque sabía qué era aquello del Carnaval. Nunca habían oído hablar de esa fiesta.
La cebra paró el tren y empezó a distribuir invitaciones a todos. Pero los animales se quedaron mirándola desconfiados, sin dar un paso siquiera.
La cebra, extrañada, les preguntó:
- ¿Es que no sabéis qué es el carnaval?
El león salió delante de todos y contestó:
- No, no sabemos qué es. Es más, jamás habíamos escuchado esta palabra.
Entonces la cebra pidió que todos se acercasen para explicar qué era el Carnaval. Curiosos, los animales la rodearon y en silencio escucharon lo que les contaba la cebra.
- El carnaval es una fiesta que se celebra todos los meses de febrero. Nos reunimos para cantar, bailar y divertirnos. Son cuatro días de mucha alegría en los que todos nos empeñamos en llenarnos de colores, de brillos y de ilusión.
Los animales, con la boca muy abierta, no se lo podían creer. El carnaval era todo lo que podían soñar en estos tiempos tan grises, tan fríos, tan solitarios.… Entonces todos empezaron a gritar:
- Queremos ir, queremos ir!!!!
La cebra les pidió silencio y les dijo que todavía no había terminado.
- Para participar en nuestra fiesta de carnaval, hay una condición: el que vaya tendrá que disfrazarse.
Y antes que los animales les preguntasen que era eso de disfrazarse, la cebra siguió:
- Disfrazarse significa vestirse de otro personaje, de otra persona, de otro animal. Se puede disfrazar de oso, de payaso…de lo que uno quiera.
Los animales, animados, les dijeron que sí, que aceptaban la condición. Y la cebra, despidiéndose, les avisó:
- Dentro de 5 días pasaré por aquí para recogeros. ¡Adiós!!!
Los animales se pusieron manos a la obra para el gran acontecimiento, aunque no sabían cómo empezar.
El conejo, muy astuto como siempre, empezó diciendo que iba a disfrazarse de tortuga. Que haría un gran caparazón para que con su peso, pudiera andar más despacio. La tortuga, a su vez, dijo que su disfraz sería de conejo, que se haría unas orejas muy, muy grandes, para lucirlas en el Carnaval y así podría correr más y no perderse.



Y así, cada animal del bosque empezó a prepararse para el Carnaval.

El oso se ha disfrazado de león porque su sueño era ser valiente; el león se disfrazó de oso para que pudiera ser más dulce y cariñoso, y así con todos.

El gran día había llegado y todos los animales madrugaron para que les diese tiempo a disfrazarse y a maquillarse.
Tal y como lo había prometido, la cebra volvió al bosque para recoger a los animales para el Carnaval. Cada animal que salía de su casa, sorprendía a los demás y les hacía reír mucho.
Y eso fue lo que hicieron los animales durante toda la fiesta de Carnaval. Sellevaron más de una sorpresa, se rieron un montón pero, sobre todo, se juntaron para bailar y compartir alegría y calor en días tan fríos.