Cosas de pequesRecomendadosConsejos para padresTrucos para que la ropa de tu peque dure más tiempo

Trucos para que la ropa de tu peque dure más tiempo

Trucos para que la ropa de tu peque dure más tiempo 7 septiembre, 2018
Cómo cuidar la ropa de tu bebé

La llegada de un bebé al mundo siempre es una buena noticia. El amor que trae un niño o una niña a un hogar es incomparable. Sin embargo, la buena noticia en el aspecto emocional tiene su contrapartida económica, pues la economía familiar tiene que incluir un gasto más, y no es pequeño.

Cuidados, higiene, alimentación... y ropa, porque la ropa es un concepto que se lleva buena parte del dinero dedicado al bebé, ya que los niños crecen por días y las prendas que una semana se podía poner, a la semana siguiente ya le quedan pequeñas.

Para que este desembolso sea más pequeño te mostramos algunos consejos para conseguir que su ropita dure más tiempo. Porque ante el crecimiento del pequeño no podemos hacer nada, pero mientras las prendas le vengan bien podemos alargar su vida útil.

No lavar las prendas con agua caliente

Este consejo es válido para prendas infantiles y de adultos, pero especialmente para las prendas de los más pequeños, pues suelen estar confeccionadas con este material. La razón es obvia, el algodón no causa molestias ni erupciones en la piel de los bebés, que es muy sensible, pero la contrapartida es que es un tejido muy sensible a las altas temperaturas del agua.

Por este motivo, para evitar que las prendas encojan, hay que poner modos de lavado a baja temperatura en la lavadora. Y si lavamos alguna prenda a mano, no hacerlo con agua caliente.

Los lavados con agua caliente son más eficaces, eliminan más manchas, de ahí que en ocasiones sea recomendable hacer un pequeño lavado a mano previo antes de introducir estas prendas en la lavadora con agua fría.

Programas cortos en la lavadora

Una segunda recomendación para evitar el desgaste de la ropa infantil es usar programas de lavado cortos. De este modo, el desgaste y el daño de las prendas es menor.

Como en el caso anterior, si la prenda está muy sucia con un lavado de corta duración es muy posible que no se eliminen todas las manchas, de ahí que sea recomendable darles un "agüita" a mano previamente.



El lavado a mano es también muy aconsejable para las prendas delicadas. Esto va a permitir que estén en perfecto estado durante más tiempo, se estropearán menos y se impide que encojan o destiñan.

Consejo de secado: mejor al natural

Con la secadora se acelera el proceso de secado y es una opción inmejorable cuando las situaciones meteorológicas son adversas. Utilizando este electrodoméstico, podremos ponerle la ropa al bebé en menos tiempo.

Sin embargo, con la secadora ocurre igual que con la lavadora, que su uso excesivo desgasta las prendas. En algunos casos incluso pueden encoger. Por esta razón, siempre que sea posible, es mejor que las prendas sequen de manera natural.

El sol es también un enemigo

Que la ropa de bebé se seque de manera natural es recomendable. Pero la situación se torna peligrosa si esta ropa de bebé seca al sol, en contacto directo, pues el sol también desgasta. En concreto, lo que más se daña es el color, y dará la sensación de que la ropa es vieja, cuando en realidad no es así si se trata de prendas de primeras puestas.

Por tanto, la clave está en secarla al aire pero en una zona en la que los rayos no incidan de manera directa sobre el tendedero.

Comprar ropa de tallas mayores

Aunque lo hemos dejado para el final, es un consejo muy básico. El mejor modo de que la ropa dure más tiempo y que el desembolso sea menor es adquirir prendas de mayor tamaño.

Así, evitamos tener que estar continuamente comprando prendas nuevas. No se trata de adquirir prendas para cuando tenga 18 meses si todavía no llega al medio año, pero sí una talla o dos más grande de la que le corresponde.

Sobre el aspecto estético que puede tener el bebé con ropa de mayor tamaño, porque pueden quedarle holgadas las prendas, la solución pasa por darle una vuelta a los bajos del pantalón o de las mangas, o bien usar estas prendas solo para estar por casa.

Una última recomendación para que el gasto en ropa no sea tan alto es el de heredar prendas de hermanos mayores, primos o conocidos, porque siempre tenemos a alguien cerca que ya ha pasado por esta misma situación.